MEJORAMIENTO DE SUELO

El suelo es el cuerpo que sostiene la vida, el elemento sin el cual no podría haber plantas, ya que brinda soporte, aporta nutrientes y almacena el agua, este se considera un recurso natural NO RENOVABLE.

Se puede decir que la fertilidad de un suelo depende de las características físicas y químicas de este. Entre las primeras se puede mencionar textura, estructura y profundidad, mientras que en las químicas están, la materia orgánica, el pH y la salinidad.

La degradación del suelo ocurre por causas naturales como la lluvia y el viento, pero también a causa de actividades productivas que propician la erosión, compactación y contaminación de este recurso, lo que reduce su capacidad para sostener los ecosistemas.

Un suelo se vuelve infértil o pobre cuando se reduce o agota la cantidad de nutrientes necesaria para la optima producción agrícola.

La agricultura intensiva basada en el monocultivo y el uso excesivo de maquinaria y agroquímicos, la contaminación ambiental y los fenómenos climatológicos deterioran la cubierta vegetal, es por esto que para mantener el suelo en buenas condiciones es necesario:

  • Realizar un análisis del suelo para determinar su composición físico-químicas.
  • Aplicar la dosis de fertilizante o abono orgánico con el tipo, la cantidad y en la época adecuada para aumentar su fertilidad.
  • Rotar cultivos.
  • Practicar la labranza de conservación.
  • Usar materia orgánica como abono para tu suelo.
  • Realizar acciones para restaurar los suelos erosionados.